top of page

El impacto duradero de los programas después de la escuela

Perfil del participante de OST: Jesus "Cimi" Alvarado, muralista y cofundador de Kalavera Culture Shop

Área de enfoque: Programas extracurriculares en las escuelas

Durante mi infancia en el Segundo Barrio, había muchos programas extraescolares para mis compañeros y para mi. Muchos de ellos comenzaban y luego terminaban por falta de fondos y otros factores, pero independientemente de cuánto tiempo hayan durado esos programas, tuvieron un impacto permanente en lo que ahora soy.


Cuando era niño, vivía justo enfrente de la iglesia del Sagrado Corazón y estaba en varias actividades patrocinadas por el Departamento de Parques y Recreación de la Ciudad de El Paso. Fue en el gimnasio de la iglesia donde empecé a jugar básquetbol y a practicar boxeo, gracias principalmente a mi mamá, quien me animó a participar en los deportes en lugar de involucrarme en otras actividades fuera del salón de clases en las que podría haberme metido en problemas.


Cuando tenía 11 años, también comencé a jugar ajedrez en La Campaña, un programa extraescolar dirigido por el historiador paseño David Romo; él le enseñó a jugar a varios de los niños del Segundo Barrio. La Campaña también nos dio la oportunidad de visitar escuelas primarias y enseñar el ajedrez a los niños más pequeños, una vez que ya dominábamos el juego.


Mis experiencias en los programas extraescolares me ayudaron a encontrar mi pasión y a desarrollar mis habilidades, y son un testimonio de cómo este tipo de programas pueden ayudar a preparar a los niños para los desafíos que les presente el futuro. Desde la aplicación de las matemáticas y la estrategia hasta la paciencia, el pensamiento crítico, el trabajo en equipo y la importancia de mantenerse físicamente activo, muchas de las lecciones que aprendí en el ajedrez y el deporte las he llevado a mi vida adulta. Fue una experiencia tan impactante que en 1999, me fui a vivir a Dallas y pronto descubrí mi objetivo de brindarles a los niños que han crecido en circunstancias como las mías la oportunidad de encontrar algo que les haga vibrar y les permita mejorar su comunidad, en mi caso no a través del deporte, sino del arte.


“Quisiera animar a los niños a incorporarse a alguna actividad que les interese. Casi siempre, los programas extraescolares les presentan a los niños, niñas y jóvenes nuevas oportunidades, lecciones y personas que existen fuera del pequeño mundo en el que han crecido, y esas experiencias les permiten enriquecer su vida”. -Jesus “Cimi” Alvarado, muralista y cofundador de Kalavera Culture Shop


Commentaires


bottom of page